Despedido por no querer ser socio de una nueva sociedad sustitutiva de una anterior

La sociedad mercantil ***, S. L. U. Cuyo capital social es de 3.000,00 € tiene, entre otros, el objeto social de “la distribución y comercialización de electrodomésticos; su instalación y reparación”. Tal sociedad se encuentra inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tener su domicilio social en la calle ***, 33.

El administrador único de la mencionada sociedad es J. L. Quién ostenta el cargo en virtud de la escritura de constitución lo que acontece en 2012. En sus inicios, contrata, entre su personal, a P. G quién, en su condición de empleado, ostenta el cargo de Director General otorgándole un poder general en 2013 que no se inscribe.

Pedro, como empleado por cuenta ajena, tiene una nómina de 1.500,00 € y una comisión a final de año variable en proporción al resultado de la compañía.

Tras el devenir de la mentada mercantil, J. L decide vender a P. G. El 50% de sus participaciones sociales lo que acontece en el año 2014. Tal escritura no se inscribe en el registro mercantil.

Entre tanto, las tres siguientes sociedades limitadas A*** EN LAS I*** C***, S. L. (A), T*** EN LAS A***, S. L. (B) y G*** SIGLO XXI, S. L. U. (C) están formadas del siguiente modo: En la primera el 99% de su capital social está en manos de Ana AB; en la segunda el 99% en manos de María AB y la tercera el 100% en manos de Juan AB quién ha fallecido.

Estas tres entidades facturan a ***, S. L. U. En los dos períodos anuales de 2014 y 2015 las siguientes cantidades que se distribuyen en diferentes ejercicios. A saber:
1. – A = 650.000,00 €.
2. – B = 785.000,00 €.
3. – C = 1.500.000,00 €.

La entidad ***  no ha presentado las cuentas anuales desde 2013 y ha recibido varios requerimientos de Hacienda Pública y Seguridad Social que ni tan siquiera han sido atendidos.

P. G. Presume, por la operatividad ordinaria de la sociedad, que la realidad de las tres sociedades que mantienen relaciones con J. L. Son meras instrumentales del mismo ya que es del todo imposible que, a la vista de sus respectivos objetos sociales y de la política empresarial, haya facturas por tal volumen.

Quién fue el único socio de J. L. Pretende constituir una nueva sociedad sustitutiva de ***, S. L. U para lo que emplaza a su Director General para que sea socio de la pretendida nueva sociedad quién, ante la situación vivida, se niega tras el consejo de sus primeros asesores.

Necesita asesoramiento como consecuencia de que ha sido despedido tras la decisión anterior y pide se le indique y fundamente qué puede hacer ante tal situación y, en su caso, en particular: que acciones podría emprender, la viabilidad de las mismas, cuál es su eventual responsabilidad. Requiere que se le argumente la posible operatividad.

Beatriz




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *