Herencia compartida con una monja ya fallecida

En la familia eran 6 hermanos, de los cuales solo uno tuvo dos hijos. A día de hoy todos los hermanos están muertos. Una de ellas era monja y dejó en el testamento que todo lo que le perteneciera fuera para la iglesia.
La casa familiar en teoría debería repartirse entre los dos sobrinos y la iglesia. Mi duda es, ¿Qué poder tiene la iglesia en la decisión de la venta de la casa, de su alquiler o de posibles reparaciones?

Si no se especificó, ¿la casa se repartiría a partes iguales? ¿Puede la iglesia oponerse a su venta? ¿podría dictar ella el precio de la casa?
Mi posición ahora mismo es que me gustaría comprarla, la casa está muy vieja y su valor debería ser muy bajo. Al contactar con uno de los sobrinos me comenta que los dos quieren vender por un precio justo, pero que la iglesia la vendería por un valor mucho más alto y que como no se ponen de acuerdo no la pueden vender.

Teresa




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *